menú marketing

Convierte tu menú en una herramienta de marketing

El cocinero y escritor francés, Auguste Escoffier, afirmó en su momento que el diseño y creación de un menú es uno de los trabajos más difíciles en el sector restaurantero. La razón de esta afirmación radica en la búsqueda del equilibrio entre los alimentos o productos con los elementos del restaurante, esto incluye su esencia; desde espacios y muebles, hasta el personal y las políticas del lugar. La creación de un buen menú es como crear una obra de arte, hay que prestar atención a cada detalle y dedicarle su tiempo.

Conforme las necesidades y deseos de los comensales cambian, la industria restaurantera se va innovando. Y así como las necesidades cambian, las situaciones globales (como la situación sanitaria por COVID-19) obligan a clientes y empresas tomar otro tipo de medidas. En el último par de años, se han innovado muchas formas de consultar menús y pedir comida a domicilio. Gracias a que la normalidad ha regresado poco a poco, ahora existen dos campos que deben atenderse: el
servicio en línea y el servicio físico.

El menú es el primer contacto que tienen los comensales con nuestro restaurante o negocio de comida, por lo que es importante generar una primera buena impresión acerca de lo que tenemos para ofrecer. Si atendemos de otro modo esta realidad, podemos ver que el menú es un medio crítico de comunicación de marketing, en el cual caben distintas estrategias que pueden ser
explotadas para mejorar la imagen de nuestro negocio.

Si deseas conocer cómo puedes emplear el menú de tu restaurante o negocio de comida como una herramienta eficaz de marketing, continúa leyendo la información y consejos que tenemos para ti.

¿Qué es un menú?

Para conocer y emplear el menú como herramienta de marketing, es importante conocer brevemente su estructura y propósito. Por sí solo, el menú es un medio y una herramienta que permite a los comensales conocer las propuestas gastronómicas y su composición. Por su parte, la carta es el listado de comidas que pueden servirse.

En el menú deben listarse los productos y precios, así como las acotaciones y aclaraciones acerca de un servicio otorgado. Como se mencionaba previamente, el menú funciona como un medio de comunicación con el cliente, por lo que debe estar bien redactado, poseer una estructura sencilla y poseer un sistema que permita al comensal evaluar y comparar las ofertas gastronómicas para conocer cuál satisfará de mejor modo sus necesidades.

La psicología detrás del menú

Aunque suene extraño, detrás de la elaboración de un menú existe una psicología que puede emplearse a nuestro favor, esto con el propósito de volver mucho más eficaz esta herramienta de marketing.

Consideremos los siguiente: el menú, al ser una herramienta —o vehículo— que conduce a las personas a una toma de decisiones para satisfacer sus necesidades, estamos hablando de valores y factores intangibles que pueden manejarse en función de nuestros propósitos.

El menú puede satisfacer necesidades físicas, personales y sociales. La principal necesidad física es satisfacer el hambre que tiene el comensal mediante una oferta gastronómica adecuada. Por su parte, las necesidades personales pueden variar, ya que depende de la idiosincrasia del cliente.

En este sentido, un cliente puede satisfacer su necesidad personal de solicitar y probar la comida que está en moda o que vio en redes sociales. Finalmente, las necesidades sociales tienen que ver con los valores que el cliente tenga, es decir, un comensal puede preferir opciones gastronómicas libres de crueldad animal.

Atender a las necesidades de los comensales nos asegura manejar a nuestra voluntad estos factores y elementos intangibles, por lo que podemos hacer mucho más eficiente el uso de esta herramienta de marketing. En un primer momento, deberemos conocer a nuestros clientes para eventualmente efectuar técnicas y estrategias que apelen a sus necesidades y deseos. Esto no sólo ofrecerá un trato personalizado, sino también una demanda más alta de nuestra oferta gastronómica.

menú marketingConsejos para convertir tu menú de restaurante en una herramienta de marketing

Por sí solo, el menú bien diseñado y estructurado de un restaurante es una potencial herramienta de marketing. No obstante, puede ser mucho más eficaz si se integran algunos elementos y prospectos. A continuación, se listarán algunos consejos y estrategias que pueden integrarse al menú de tu restaurante para optimizar esta gran herramienta de marketing.

1. No te quedes fuera de la era de la digitalización

Habitualmente los comensales desean conocer los precios y la oferta gastronómica de sus restaurantes y negocios de comida predilectos, sin embargo, nunca pueden hallarlos en línea, siempre tienen que acudir al restaurante o consultar los precios mediante una aplicación de delivery (si es que el negocio cuenta con una o pertenece a una), lo cual puede llegar a ser tedioso.

Los menús no sólo deben encontrarse físicamente en los lugares o en las aplicaciones de delivery, es necesario crear un menú digital que pueda permanecer en los sitios y plataformas web relevantes para el negocio; desde su propia página de internet hasta en sus plataformas sociales como Facebook o Instagram. Aunado a esto, es importante siempre mantener actualizados los
menús en cuanto a ofertas gastronómicas, precios y promociones.

Del mismo modo, y dependiendo del equipo que haya detrás de la creación del menú digital, pueden integrarse elementos que lo hagan mucho más interactivo, dinámico y divertido. El menú digital debe ser parte de la experiencia de comprar comida.

2. Procura que cada comida de tu menú pueda encontrarse con facilidad

Cerca del 49% de la gente busca opciones de comida sin detenerse a pensar en un restaurante o negocio en particular. Esta estadística sugiere entonces que aparecerán los principales resultados acerca de la búsqueda. He aquí lo interesante: muchas veces no aparecen los mejor posicionados o populares, si no los que se adecuaron y optimizaron para que cada una de sus comidas aparecieran de manera individual en el buscador.

Es importante lograr que cada una de las opciones de nuestro menú se encuentre optimizada para que aparezca en los motores de búsqueda y sitios de revisión. Para que esto pueda lograrse, es sustancial saber que los motores de búsqueda interpretan los resultados de un determinado modo. Por ejemplo, si el menú está diseñado en formato PDF (lo cual viene bien en algunos casos),
cuando se buscan o tratan de rastrear opciones individuales, lo ideal es que esté redactado en texto HTML, ya que de este modo es más fácil para el buscador rastrear resultados que se adecuen a la búsqueda del comensal.

3. ¡Dale mayor promoción a los estelares de tu menú!

¿Tienes algún platillo que sea todo un éxito? ¡Aprovecha su popularidad para seguir dándole difusión! Promueve diferentes combinaciones con el platillo y crea ofertas o promociones especiales para seguir aumentando la demanda de tu menú.

Para crear mayor difusión de los platillos es importante crear imágenes mediante las redes sociales, es decir, ofertar imágenes que puedan —de manera metafórica— olerse y degustarse.

Haz que los aromas invadan las pantallas de tus comensales mediante descripciones e imágenes creativas. Juega con colores, posiciones, formas, palabras y tendencias. Si tienes algún platillo que haya sido un éxito en alguna temporada, puedes traerlo de sorpresa y generar mayor disposición a los clientes de ordenarlo.

4. Un menú actualizado lo es todo

Como se mencionaba anteriormente, el menú de un restaurante es un medio de comunicación, por lo que debe encontrarse optimizado y actualizado, de lo contrario, la comunicación con el cliente puede fallar y desembocar en graves problemas. Para evitar este tipo de problemas, es importante actualizar al mismo tiempo cada uno de los menús.

Del mismo modo, se requiere innovar la presentación y estructura, siempre y cuando permanezca la esencia del restaurante, así como la sencillez y claridad para atender la oferta gastronómica.

5. Una regla de oro: calidad antes que cantidad

Erróneamente se cree que un amplio menú es sinónimo de un mayor número de ingresos, ya que los clientes ordenarán todo lo que se encuentra en el menú. Sin embargo, mantener un menú extenso resulta en una mala práctica de merchandising. La base para limitar el menú es conocer y aprender acerca de los elementos más populares del restaurante.

A continuación, unas cuantas razones por las cuales no es una buena idea tener un menú extenso:

— Obstaculizan la eficacia del proceso de control.
— Es posible que se sobrecargue la cocina y el personal de servicio.
— Pueden aumentar las sobras y el desperdicio, lo que se traduce en pérdidas.
— Se complica la compra, recibimiento y almacenamiento de insumos.
— Se confunde al cliente y se alarga el tiempo de selección de sus alimentos.

Del mismo modo, puede considerarse un menú extenso si las condiciones del restaurante o negocio de comida lo permite.

En conclusión

El diseño y creación de un menú resulta en la obtención de una herramienta de marketing eficaz. Es importante mantenerla actualizada y adecuada a las necesidades de los comensales. De igual modo, resulta sustancial atender a los consejos que se han presentado anteriormente, ya que esto asegura una mayor demanda de nuestra carta.

El menú es una herramienta de marketing que puede mejorar la imagen de nuestra marca. Debemos recordar que se trata de un medio de comunicación, es decir, será el primer intermediario entre el comensal y nuestro restaurante. Se trata de una primera impresión.

Comienza a mejorar el estilo de tu menú de restaurante o negocio de comida, optimiza tu herramienta de marketing y genera resultados asombrosos.

Te recomendamos leer:

Guía: Todo lo que debes saber acerca de Delivery Marketing

Engagement marketing: la mejor estrategia para crecer tu marca

Conoce a tus clientes ideales con el target marketing

No Comments

Post A Comment