content marketing

Los 8 elementos de una estrategia de contenidos exitosa

Detrás del crecimiento y de una envidiable presencia en internet de una marca, se encuentra una estrategia de contenido diseñada y aplicada exitosamente. Dejando momentáneamente de lado la parte estratégica, el contenido es uno de los elementos más importantes en cualquier campaña de marketing.

El contenido alberga un sinfín de posibilidades; desde fotos y vídeos hasta infografías, testimonios y cualquier artículo que sea de interés para tu público. Y, aunque el contenido por sí solo es muy poderoso para cualquier campaña o estrategia de marketing, es muy importante llevar una metodología de cómo aplicarlo, es así como nacen las estrategias de contenido.

Es vital conocer las estrategias de contenido, ya que estas dotan de estructura a la lista de materiales que se presentarán a los usuarios. Por ello, los contenidos no pueden publicarse de manera desordenada. Es preciso llevar un orden y estrategia para presentarlos.

En este artículo conoceremos los elementos y características principales que tienen las estrategias de contenido, esto con el propósito de identificar cómo deben salir a la luz cada uno de los materiales durante una campaña o estrategia de marketing.

¿Qué es una estrategia de contenidos?

Como lo indica su nombre, se trata de una planificación de contenidos que nos ayudará a cumplir objetivos y metas previamente trazados por el negocio o empresa. El contenido es un elemento poderoso dentro de la construcción de identidades comerciales, sin embargo, es imprescindible llevar un buen uso de él, de lo contrario, los resultados pueden ser poco favorables.

Las estrategias de contenidos permiten ajustar e integrar los contenidos a una marca, esto hará que el público objetivo se sienta atraído hacia él. Este tipo de estrategias pueden tener varios propósitos, uno de los más populares es desarrollar interés por los productos o servicios de una marca.

¿Cuáles son los elementos de una estrategia de contenidos exitosa?

Si deseas comenzar a crear tu próxima estrategia de contenidos, es vital que conozcas cuál es la estructura de una estrategia de este tipo. Conocer los elementos anatómicos de una estrategia de contenidos es imprescindible para tener éxito en la aplicación de esta.

Son ocho los elementos o características de una estrategia de contenidos.

1. Objetivos y propósitos

Como todo buen plan y estrategia es necesario tener objetivos claramente establecidos. Conviene destacar que los objetivos deben ser realistas y alcanzables, eventualmente pueden modificarse para alcanzar propósitos más desafiantes.

Es habitual que las personas, al diseñar su estrategia de contenidos, omitan este paso por creer que va implícito dentro de la estrategia. No obstante, tener los objetivos delimitados permite determinar el tipo de contenido y canal para cada táctica y acción de marketing.

Así mismo, pueden tenerse todos los objetivos que se deseen, sin embargo, no todo el contenido funcionará para todos los objetivos. En este sentido, se deben evitar, en la medida de lo posible, los objetivos múltiples.

2. Investigación

Aunque parezca una labor académica y que nada tiene que ver con la elaboración de una estrategia de contenidos, la investigación es una parte fundamental en la creación de estas, ya que respalda y justifica cada sección de la estrategia de contenidos. Investigar a tiempo puede prevenir muchos dolores de cabeza en el futuro.

Una pregunta que tal vez ronde aquí es: ¿Por qué investigar? La respuesta es sencilla, investigar reduce el margen de errores durante la aplicación de la estrategia, ya que podemos identificar y prevenir futuros escenarios que representen un peligro o impedimento para las acciones de nuestra estrategia.

Se puede investigar sobre nuestro público objetivo, la competencia, las palabras clave que mejor se clasifiquen, entre otras. Para ello, podemos hacer uso de la extracción de datos digitales, entrevistas a los clientes y envío de encuestas.

3. Identificación de temas específicos

Aunque sería fabuloso, los contenidos no surgen mediante generación espontánea, por lo que es importante tener una lista de nociones, mensajes, ideales o material variado que desee compartirse con el público objetivo.

Probablemente exista una lluvia de ideas impresionante de la que se recuperen distintas nociones de contenido, sin embargo, deben evaluarse los temas, es decir, determinar cómo dicho tema puede encajar con los objetivos de la empresa. Es imprescindible abordar cada tema desde distintos ángulos y buscar posibles resultados, sean positivos o negativos.

4. Empleo de calendario editorial

Como siempre, las temporadas del año pueden ser un gran aliado o una pieza que juegue en nuestra contra. Para que el calendario siempre juegue a nuestro favor, es importante investigar y averiguar en qué momento es conveniente lanzar un contenido.

Por ejemplo, sería muy raro que una marca diera promoción a sus árboles de navidad en las vacaciones de verano, donde los contenidos respecto a agencias de viaje, hotelería y destinos turísticos son la tendencia.

A este respecto, conviene añadir que es importante producir y publicar contenido en función de la temporada o evento. Es vital prever las festividades más importantes como Halloween, Navidad, Año Nuevo, Año Nuevo Chino, Día de San Patricio, etcétera, esto con el fin de trabajar meses antes para tener todos los canales cubiertos con contenido relacionado.

content marketing

5. Distribución de una voz e imagen

Si nuestra empresa o marca fuera una persona, ¿cómo sonaría su voz y cuál sería su imagen? Esta pregunta permite seguir construyendo la estructura de la organización. Si contamos con distintos creadores de contenido, así como con varios canales o medios de comunicación, es importante definir un estilo para que exista consistencia entre todas las piezas de contenido, en cualquier canal en el que se encuentre.

En esta parte se debe ser muy riguroso, ya que estamos hablando de una imagen y voz. Entre los principales elementos que deben tomarse en cuenta están:

— Logos.
— Encabezados.
— Puntuación.
— Aspecto visual.
— Colores.
— Tipografías.

Estos son algunos elementos que componen la esencia de una empresa (en cuestión de contenidos y canales), los cuales pueden definir la recepción de los materiales que se presentan a la audiencia.

6. Los canales de distribución

Los canales de distribución o vías de comunicación son aquellas plataformas mediante las cuales se dará a conocer el contenido. Es la parte con la cual el público conocerá lo que tienes para ellos. Es importante identificar y conocer qué plataformas se usarán, esto con el propósito de no toparse con problemas al momento de compartir el contenido.

Es vital hacer un breve estudio, así como pruebas, para comprobar que el canal mediante el cual se proyectará el contenido es el adecuado para cumplir los objetivos de la marca.

7. Análisis y estudio del contenido

Podría parecer que cuando el contenido está listo y se encuentra proyectado en los distintos canales todo ha terminado. No obstante, el trabajo no se detiene, y es que es momento de evaluar y analizar el rendimiento y funcionamiento de la estrategia de contenidos.

Es importante anotar y llevar un control de todos los movimientos, acciones o desperfectos que se generan a partir del canal y su contenido. Eventualmente, deben plantearse preguntas para poder trabajar y mejorar la aplicación, tales como:

— ¿El contenido funcionó bien en un canal, pero falló en otro?
— ¿Por qué sucedió?
— ¿Son audiencias diferentes?
— ¿Hace falta más exposición?

Mientras más preguntas se generen, aumentarás las probabilidades de arreglar los desperfectos en tiempo y forma.

8. Indicadores clave de rendimiento o Indicadores de calidad (KPI)

Es importante que todos los datos y rendimiento de contenido se encuentren respaldados por las métricas correspondientes, en este caso, deben contar con los indicadores clave de rendimiento. Cuando terminen de analizarse y medirse, es importante hacer los ajustes necesarios a la estrategia a fin de seguir gozando de las oportunidades de venta generadas.

Así mismo, tener siempre las métricas e indicadores facilita el proceso de configuración y ajuste de las estrategias de contenido.

En conclusión

Las estrategias de contenido son un modelo que ayudan a llegar a una mayor cantidad de audiencia mediante diversos canales. No obstante, es importante atender cada una de sus características, ya que de esto depende que el resultado sea el esperado por la empresa. Tomando en cuenta cada una de las características de las estrategias de contenido, es posible tener éxito en su aplicación si se lleva a cabo correctamente.

Lo más leído:

No Comments

Post A Comment